94 415 91 86

Salud oral

1.1 Una boca saludable para su bebé

Antes de que nazca su bebé

Lo que usted come durante el embarazo es muy importante. Una dieta balanceada le ayudará a usted y a su bebé a mantenerse saludables. Siga los consejos de su doctor, coma los alimentos adecuados y tome las vitaminas necesarias.

También es el momento para pensar como va a alimentar a su bebé. Recuerde, ¡darle el pecho es lo mejor!

Ana habla con Maria

Ana conversando con Maria: ¿Qué estás haciendo?

"¿Qué estas haciendo?" preguntó Ana. Ana y su amiga, María, estaban observando al niño de María jugar." Le estoy limpiando los dientes a mi bebé," dijo María. " ¡Pero tu bebé tiene pocos dientes!" dijo Ana. " Es cierto, pero mi dentista me explicó las cosas que puedo hacer para evitar que al bebé se le formen caries (picaduras) en los dientes," dijo María. "¿Pero no es cierto que los dientes de leche se caen?" dijo Ana. "Es verdad, pero las caries (picaduras) de los dientes le causan dolor al bebé. Además los dientes de leche mantienen el espacio para los dientes permanentes," dijo María.

"¿Qué más te dijo el dentista?" preguntó Ana.

"Ella me dijo como el fluoruro proteje los dientes. También ella me dijo que le diera al bebé comidas saludables y que no lo acostara en la cama con el biberón (pacha, botella)," dijo María.

"¿Cuándo se debe empezar el cuidado de los dientes del bebé?" preguntó Ana.

"Tan pronto le comienzan a salir. Los dientes pueden picarse con caries tan pronto salen en la boca," dijo María.

"¡Tendré que empezar a pensar en estas cosas pronto!" dijo Ana riendo.

1. Proteja los dientes de su bebé con fluororo

El Fluoruro proteje los dientes contra las caries y evita que progresen las caries que están empezando.

El fluoruro se encuentra en el agua potable de algunos pueblos y ciudades.

Pregúntele a su dentista o médico si el agua potable donde usted vive tiene fluoruro. Si el agua potable no tiene fluoruro, pregúntele al dentista o médico sobre una receta para suplementos de fluoruros en gotas para su bebé.

2. Examine y limpie los dientes de su bebé

Los dientes saludables tienen un color uniforme. Si ve manchas o puntos en los dientes, lleve a su bebé al dentista.

Limpie los dientes de su bebé con un paño suave y limpio o con un cepillo dental para bebes en cuanto salgan en la boca. Limpie los dientes por lo menos una vez al día. Lo mejor es limpiar los dientes justo antes de ponerlo a dormir.

A los dos años, la mayoría de los dientes del niño han salido. Ahora los puede empezar a cepillar con una pequeña cantidad de pasta dental con fluoruro. Use una cantidad pequeña de pasta dental como muestra el dibujo -

Según su niño/niña crece deje que use su propio cepillo-pero usted ponga la pasta dental en el cepillo hasta los 6 años.

Los niños pequeños no pueden cepillarse los dientes por sí mismos. Ellos necesitarán su ayuda hasta que tengan 7 u 8 años de edad. Comience el cepillado y luego déjelos que terminen, y asegúrese de colocar la pasta dental sobre el cepillo de dientes - utilice solamente una cantidad pequeña.

3. Alimentar a su bebé con comidas saludables

Seleccione alimentos que contengan poca azúcar. Dele frutas y vegetales en vez de dulces y galletas.

4. Prevenga las caries de la infancia causadas por el biberón

No acueste a su bebé con el biberón en las noches o durante la siesta. (Si acuesta a su bebé con el biberón, llénelo con agua solamente.)

La leche, fórmula, jugos y otras bebidas dulces como los refrescos (sodas) contienen azúcar. Chupar el biberón lleno de estos líquidos azucarados puede causar caries o picaduras en los dientes. Los dientes con caries o picaduras pueden ser doloros y es costoso tratarlos.

Durante el día, para tranquilizar a su bebé no le dé el biberón con jugos o líquidos azucarados como si fuera un chupete.

Si su bebé usa un chupete, nunca lo moje en miel u otro líquido dulce.

Cerca del primer cumpleaños de su niño/niña debe enseñarle a beber de un vaso (taza) en vez del biberón.

5. Lleve su niño/niña al dentista

Pregúntele a su dentista cuando debe llevar a su niño/niña para la primera visita. Usualmente, el dentista deseará ver a su niño antes de su primer cumpleaños. En la primera visita el dentista examinará los dientes de su niño/niña.

1.2 Selle los dientes contra la caries dental

Estimado padre de familia:

Este folleto responde preguntas comunes con respecto a los selladores dentales. El folleto describe qué son los selladores, cómo se aplican y cómo previenen la caries dental en los niños. Además de los selladores dentales, hay otras maneras de mantener sana la dentadura de sus hijos:

  • Proteja la dentadura de sus hijos con flúor. Flúor, el cual usted también puede conocer como "fluoruro", es un mineral que se encuentra en la mayoría de las pastas de dientes y en el agua potable en muchos pueblos y ciudades. Escoja una pasta de dientes que contenga flúor, y verifique con su dentista o pediatra si el agua potable que consume lo contiene. Si no es así, pregunte sobre gotas o tabletas de flúor.
  • Ayude a sus hijos a cepillarse los dientes. Los niños pequeños no pueden cepillarse los dientes por sí mismos. Ellos necesitarán su ayuda hasta que tengan 7 u 8 años de edad. Comience el cepillado y luego déjelos que terminen, y asegúrese de colocar la pasta dental sobre el cepillo de dientes--utilice solamente una cantidad pequeña.
  • Sirva comidas y bocadillos saludables. Seleccione alimentos que no contengan mucha azúcar. Limite los bocadillos entre comidas y ofrezca alimentos saludables como frutas o vegetales. Asegúrese también de que sus hijos consuman suficiente leche y productos lácteos. Estos productos son ricos en calcio, un mineral que ayuda a mantener a los dientes y huesos sanos.
  • Lleve a sus hijos al dentista con regularidad. Recuerde que los niños aprenden con el buen ejemplo, ¡así que asegúrese de comer una dieta balanceada y de cuidar su propia dentadura!

¿Qué son los selladores dentales?

Los selladores o sellantes dentales son unas capas plásticas, delgadas, que se aplican sobre las superficies de las muelas.

La aplicación de los selladores dentales puede hacerse en los consultorios de los dentistas, en las clínicas y, algunas veces, también en las escuelas. La aplicación de los selladores es sencilla y no causa dolor. Los selladores se aplican "pintando" el diente con una capa líquida que se endurece rápidamente y forma un recubrimiento protector.

Es posible que algunas personas confundan a los selladores con los rellenos para la caries, pero no son lo mismo.

¿Cómo se aplican los selladores?

  • 1. Se limpia la muela.
  • 2. Se seca la muela y se coloca algodón a su alrededor para mantenerla seca.
  • 3. Se esparce una solución sobre la superficie de la muela, para hacerla un poco áspera. (El sellador se pega más fácilmente a una superficie ligeramente áspera).
  • 4. Se enjuaga y se seca de nuevo la muela. Se cambia el algodón alrededor de la muela para mantenerla seca.
  • 5. Se aplica el sellador en forma líquida, pero se endurecerá en pocos segundos.
  • 6. El sellador queda puesto.

¿Por qué se necesitan los selladores?

La razón más importante para aplicar los selladores dentales es prevenir la caries.

El flúor en la pasta de dientes y en el agua potable protege la superficie lisa de los dientes, pero las muelas necesitan más protección. Los selladores cubren las superficies trituradoras de las muelas e impiden la entrada de gérmenes y partículas de comida.

Los selladores aplicados sobre los dientes que aún no tienen caries, también ahorrarán tiempo y dinero a largo plazo al prevenir la aplicación de rellenos, coronas, o cubiertas utilizadas para arreglar la caries.

¿Qué causa la caries dental?

Los gérmenes de la boca convierten el azúcar de las comidas en ácidos. Con el tiempo, los ácidos pueden formar cavidades en los dientes llamadas caries.

Por supuesto que lo mejor es tener dientes sanos. Es importante prevenir la caries. Es por eso que los selladores son tan importantes.

¿Por qué las muelas se carean fácilmente?

Las superficies trituradoras de las muelas son rugosas y desiguales porque tienen pequeñas grietas y ranuras. La comida y los gérmenes se depositan en estas grietas y ranuras, y pueden permanecer allí por mucho tiempo debido a que las cerdas de los cepillos de dientes no logran sacarlos.

¿Cuándo se deben aplicar los selladores?

Los selladores dentales deberán aplicarse tan pronto como al niño le salgan las muelas permanentes, antes de que la caries pueda dañarlas.

Las primeras muelas permanentes, llamadas "muelas de los 6 años", salen entre los 5 y 7 años de edad.

Las segundas muelas permanentes, "las muelas de los 12 años", salen cuando el niño tiene entre 11 y 14 años de edad.

Los otros dientes que tienen grietas y ranuras, conocidos como "premolares", también pueden necesitar selladores.

Los adolescentes y los adultos jóvenes que son propensos a la caries quizás también necesiten la aplicación de los selladores.

¿Es necesario aplicar selladores sobre los dientes de leche?

Su dentista puede opinar que es una buena idea aplicar el sellador sobre los dientes de leche, especialmente si los dientes de su hijo tienen grietas y ranuras profundas.

Los dientes de leche mantienen el espacio adecuado para cuando salgan los dientes permanentes. Por lo tanto, es fundamental mantenerlos sanos para que no se caigan antes de tiempo.

¿Paga el seguro por la aplicación de los selladores dentales?

Los programas estatales y ciertas compañías de seguro dental pagan pr la aplicación de selladores dentales.

¿Por cuánto tiempo protege una aplicación de sellador dental?

Una aplicación de sellador dental puede proteger los dientes hasta 10 años, pero es necesario que el dentista o la higienista verifique el sellador periódicamente para asegurar que no se ha desprendido o gastado. El dentista o la higienista dental puede arreglar los selladores agregando al diente más material sellador.

¿Qué sucede si se cubre accidentalmente una caries pequeña con un sellador?

Una caries pequeña no se extenderá porque queda aislada de los gérmenes o microbios y de la comida que ayudan a causarla.

¿Son nuevos los selladores?

No, los selladores han existido desde los años sesenta. Las investigaciones del Instituto Nacional de Investigación Dental y Cráneofacial (NIDCR) y otras instituciones, llevaron al desarrollo de los selladores y demostraron que éstos son sanos y eficaces.

Sin embargo, muchas personas no saben lo que son los selladores dentales. En los Estados Unidos, menos de 25% de los niños tienen selladores dentales.

¿Cómo puedo obtener los selladores dentales para mis hijos?

Llame a su dentista, a la asociación dental local o estatal, o al departamento de salud. A veces los selladores se aplican en las escuelas. Comuníquese con su escuela para averiguar si tienen un programa para la aplicación de selladores dentales.

¡Los selladores ayudan a prevenir la caries dental!

1.3 Meriendas sanas para dientes sanos

¿Cuál es el problema con las meriendas altas en azúcar?

BizcochoLas meriendas altas en azúcar tienen buen sabor—pero no son buenas para tus dientes y cuerpo. Los dulces, bizcochos, galletas y otras comidas azucaradas les encantan a los niños pero pueden causar picaduras en los dientes. Las meriendas azucaradas contienen diferentes tipos de azúcar por ejemplo azúcar de mesa (sucrosa) y endulzadores de maíz (fructosa). También, algunas comidas altas en azúcar contienen mucha grasa. Alimentos con almidón se descomponen en azúcares cuando están en la boca. ¿Sabías que el americano promedio consume cerca de 147 libras de azúcar en un año? ¡Es un montón de azúcar! Con razón en este país, el joven promedio de 17 años tiene más de tres dientes picados.

¿Cómo atacan las azucares a tus dientes?

Gérmenes invisibles llamados bacterias se encuentran en tu boca todo el tiempo. Algunas de estas bacterias forman un material pegajoso llamado placa en las superficies de los dientes. Las bacterias en la placa destruyen el azúcar que pones en tu boca, y la convierten en ácidos. Estos ácidos son muy potentes y disuelven el esmalte que cubre los dientes. De esa manera se forman las picaduras (o caries dentales). Si comes menos dulces, las bacterias producirán cantidades más pequeñas del ácido que destruye el esmalte del diente.

¿Cómo una merienda saludable puede protejerte de las picaduras?

Antes de comenzar a comer tu merienda, pregúntate que contiene el alimento que escogiste. ¿Tiene mucha azúcar? Si es así, escoge otra cosa. Selecciona algo mejor para tus dientes. Recuerda, ciertos dulces pueden hacer más daño que otros. Dulces pegajosos y acaramelados se pegan en las superficies de los dientes. Los dulces pegajosos le dan a tus dientes un baño largo de azúcar, porque se quedan en tu boca más tiempo que las comidas que masticas y tragas rápidamente. También debes pensar cuando y cuan a menudo comes productos altos en azúcar. ¿Estás picoteando dulces muchas veces durante el día, o comes usualmente dulces de postre con la comida? Ácidos dañinos se forman en tu boca cada vez que comes un dulce. Los ácidos continuan afectando tus dientes por 20 minutos antes de ser neutralizados y dejar de causar daño. Eso quiere decir que mientras más dulces comes durante el día, más a menudo provees alimento para las bacterias que causan las picaduras en los dientes. Si comes dulces, es mejor hacerlo después de una comida, en vez de varias veces durante el día o entre las comidas. Cada vez que comes dulces—en las comidas o meriendas—cepíllate los dientes con una pasta que contenga fluoruro.

Cuando vayas a merendar, recuerda lo siguiente:

  • El número de veces al día que comes alimentos altos en azúcar (dulces)
  • Cuanto tiempo el dulce se queda en tu boca
  • La textura del dulce (¿fibroso? ¿Pegajoso?)

Si meriendas después de la escuela, antes de acostarte, u otras veces durante el día, selecciona algo bajo en azúcar y grasa. Hay muchas cosas ricas que te llenan sin hacerle daño a los dientes—o al resto del cuerpo—como lo hacen comidas altas en azúcar y poco nutritivas. ¡Meriendas saludables! Bajas en grasa como los vegetales, frutas frescas, galletas o pan de grano integral son selecciones sabias. Comer los alimentos apropiados puede protejerte de picaduras en los dientes y de otras enfermedades. La próxima vez que meriendes, escoje un alimento de la lista en este panfleto o prepara tu propio menú. Recuerda comer sin azúcar, bajo en grasa y seleccionar de los grupos alimenticios básicos.

Información para los padres:

No todos los alimentos listados han sido estudiados en relación a las picaduras o caries dentales. La información que se tiene hoy en día indica que no promueven picaduras cuando se comparan con otros alimentos altos en azúcar consumidos por los niños entre comidas.

Las barras de dulce no son el único problema. Alimentos como la pizza, panes y panes de hamburguesas también contienen azúcar. Lea la etiqueta de información nutricional de los alimentos, identifique el contenido de azúcar o grasa. Recuerde que el azúcar prieta, miel, melasa y siropes, al igual que el azúcar refinada, reaccionan con las bacterias para producir ácidos. Estos alimentos tienen potencial para causarle daño a los dientes.

La comida y merienda de sus niños debe incluir alimentos variados y de los grupos alimenticios básicos, frutas y vegetales; granos, incluyendo pan y cereal; leche y productos lácteos; y carne, nueces y semillas. Algunos alimentos para merendar tienen mayor valor nutritivo que otros y ayudan al desarrollo y crecimiento de su niño. Debe saber que hasta algunas frutas frescas, si se consumen en exceso, pueden promover las picaduras de los dientes. Los niños deben cepillarse los dientes con una pasta con fluoruro después de la merienda y comidas (¡Usted también debe hacerlo!)

Por favor recuerde que estas recomendaciones generales deben adaptarse si el niño tiene una dieta especial debido a una enfermedad o condición que interfiera con una nutrición normal.

¿Qué es una merienda sana? ¡Se selectivo!

Escoje alimentos de estos grupos

Frutas frescas y vegetales crudos

Granos

Carnes, nueces & semillas

Otros

  • naranja
  • toronja
  • melón
  • piña
  • peras
  • mandarinas
  • mango
  • fresas
  • uvas
  • brócoli
  • apio
  • zanahorias
  • pepino
  • tomates
  • jugo de frutas y vegetales sin azúcar
  • frutas enlatadas en jugos naturales
  • pan
  • cereales sin azúcar
  • palomitas de maíz sin mantequilla
  • tortillas (horneadas, no fritas)
  • pretzels (bajos en sal)
  • pasta
  • galletas de soda
  • pollo
  • pavo
  • tajadas de carne
  • semillas de calabaza
  • semillas de girasol
  • nueces
  • (estas meriendas combinan alimentos de los diferentes grupos)
  • pizza
  • tacos
  • pupusas

Come pocos alimentos altos en azúcar
Evita los dulces entre las comidas
Come alimentos bajos o sin grasa en la merienda
Cepíllate los dientes con una pasta dental con fluoruro despuès de merendar y comer

2.1 La placa

¿Qué es la placa dental y cómo puede quitársela?

Se pensaba que con la vejez era natural ir perdiendo la dentadura. Ahora se sabe que esto no es cierto. Siguiendo algunos pasos sencillos para mantener sus dientes y encías sanas, además de visitar periódicamente al dentista - ¡podrá Ud. conservar sus dientes para toda la vida!

¿La placa: Qué es?

La placa está formada por masas invisibles de gérmenes dañinos que se encuentran el la boca y se pegan a los dientes. Algunos tipos de placa causan las caries dentales. Otros tipos de placa causan enfermedades de las encías.

Las encías rojas, hinchadas o sangrantes pueden ser las primeras señales de una enfermedad de las encías. Si la enfermedad de las encías es ignorada, los tejidos que mantienen a los dientes en su lugar se destruyen y eventualmente se pierden los dientes.

La placa dental difícilmente puede ser vista, a menos que esté teñida. Ud. puede colorear la placa al masticar unas tabletas rojas "reveladoras" que se venden en las tiendas de víveres o en las farmacias. También se puede usar un el colorante verde para comidas. El color rojo o verde que mancha y se impregna en los dientes, muestra donde queda todavía placa y dónde debe Ud. seguir cepillando para removerla.

Coloree así y examine su dentadura periódicamente para asegurarse de que está removiendo toda la placa.

Pregúntele Ud. a su dentista o higienista dental si sus técnicas para remover la placa resultan bien.

Como combatir la placa dental y prevenir enfermedades de los dientes y las encías.

1. Hilo Dental

Use el hilo dental para remover los gérmenes y partículas de comida entre los dientes. Enjuage.

¡Nota! Introduzca el hilo entre los diente suavemente. No lo 'meta de golpe', esto podría herir las encías.

2. Cepillo de Dientes

Use cualquier método de cepillar los dientes que le sea más cómodo, pero no los frote con fuerza de un lado a otro. Pequeños movimientos circulares y movimientos cortos de un a otro lado es lo mejor. Enjuage.Para prevenir las caries, lo que se pone en el cepillo es lo importante. Use una pasta dental con fluoruro. El fluoruro protege los dientes contra las caries.

¡Y para mayor sensación de bienestar, cepíllese la lengua! Enjuage otra vez.

Recuerde: Los residuos de comida, especialmente los dulces, proveen nutrientes a los gérmenes que causan las caries dentales, así como a los que causan enfermedad de las encías. Por esta razón es importante remover todos los residuos de comida, así como la placa de los dientes. Remueva la placa por lo menos una vez al día--¡dos veces al día es mucho mejor! Si Ud. sólo se cepilla y limpia con hilo dental una vez al día, hágalo antes de acostarse.

2.2 Enfermedad de las encías o enfermedad periodontal. Causas, síntomas y tratamientos

Enfermedad de las encías o periodontal

Si su dentista le ha dicho que tiene una enfermedad de las encías, usted no es el único. Actualmente, cerca de 80% de los adultos en los Estados Unidos padecen de alguna u otra forma de esta enfermedad.

La enfermedad periodontal puede variar desde una simple inflamación de las encías o gingivitis hasta una enfermedad grave que puede dañar los tejidos blandos y los huesos que sostienen los dientes. En los casos más graves, los dientes se caen. Típicamente la enfermedad ocurre cuando la placa se acumula a lo largo y por debajo de las encías.

La enfermedad de las encías es una amenaza para su salud bucal. Las investigaciones indican que los efectos de la enfermedad podrían extenderse mucho más allá de la boca (explicaremos esto más adelante). Si la enfermedad se detiene, deja de avanzar o empeora dependerá mucho de cómo se cuiden los dientes y encías diariamente desde que se recibe el diagnóstico.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de las encías?

La boca está llena de bacterias. Estas bacterias, junto con las mucosidades y otras partículas, forman constantemente una "placa" pegajosa e incolora que se deposita sobre los dientes. El cepillado y el uso del hilo dental ayudan a eliminar la placa. Pero, si la placa no se elimina, ésta se endurece y forma unos depósitos llamados "sarro" o "tártaro", donde se alojan las bacterias que el simple cepillado no puede remover. Solamente una limpieza profesional hecha por un dentista o higienista dental puede eliminar el sarro.

Gingivitis

Mientras más tiempo permanezcan sobre los dientes la placa y el sarro, más dañinos se vuelven. Las bacterias causan una inflamación de las encías que se llama "gingivitis". Si la persona tiene gingivitis, las encías se enrojecen, se inflaman y sangran fácilmente. La gingivitis es una forma leve de enfermedad de las encías que, por lo general, puede curarse con el cepillado y el uso del hilo dental a diario, además de una limpieza periódica por un dentista o higienista dental. Esta forma de enfermedad periodontal no ocasiona pérdida del hueso ni del tejido que sostiene los dientes.

Periodontitis

Cuando la gingivitis no se trata debidamente, puede convertirse en "periodontitis". Esto quiere decir "inflamación alrededor del diente". En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes y forman "bolsas" (también conocidas como "sacos" o "postemillas") que están infectadas. El sistema inmunológico del cuerpo lucha contra las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías. Las toxinas de las bacterias y las enzimas del cuerpo que luchan contra la infección empiezan a destruir el hueso y los tejidos que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Los dientes finalmente se aflojan y hay que sacarlos.

Si la enfermedad de las encías no se trata a tiempo, los dientes pueden aflojarse y caerse.

Factores de riesgo

  • Tabaco. ¿Quiere otra razón para dejar de fumar? Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la periodontitis. Por otra parte, el hábito de fumar o usar productos de tabaco puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Cambios hormonales en niñas/mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se tornen más sensibles y faciliten el desarrollo de la gingivitis.
  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas la periodontitis.
  • Estrés. La investigación revela que el estrés puede hacer que el cuerpo tenga más dificultad en luchar contra las infecciones, entre ellas la enfermedad de las encías.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos, tales como los antidepresivos y algunos de los indicados para el corazón, pueden afectar la salud bucal porque disminuyen la producción de saliva. (La saliva ayuda a proteger los dientes y las encías).
  • Enfermedades. Algunas enfermedades como el cáncer o el SIDA y sus tratamientos también pueden perjudicar la salud de las encías.
  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a sufrir de la enfermedad periodontal severa.

¿Cuáles son los posibles síntomas de la enfermedad periodontal y como se diagnostica?

Los síntomas no suelen ser visibles hasta que la enfermedad está avanzada. Entre ellos se encuentran:

  • Mal aliento constante
  • Encías rojas o inflamadas
  • Encías muy sensibles o sangrantes
  • Dolor al masticar
  • Dientes flojos
  • Dientes sensibles

Uno o varios de los síntomas mencionados quizás indiquen un problema grave que debe ser examinado por un dentista. Cuando vaya al dentista:

  • Él o ella le hará preguntas sobre su historia médica para determinar si hay otros problemas o factores de riesgo, tales como el hábito del cigarrillo, que quizás influyan en la enfermedad;
  • Mediante una "sonda", que es una especie de regla muy pequeña, el dentista determinará si hay bolsas periodontales y las medirá. En una boca sana, la profundidad de estas bolsas se sitúa entre 1 y 3 milímetros;
  • El profesional, ya sea dentista o higienista dental, le examinará las encías para detectar todo signo de inflamación;
  • Es posible que el dentista o higienista dental le haga una radiografía para saber si hay pérdida o desgaste de hueso;
  • Es posible que el dentista le recomiende que vaya a la consulta de un periodoncista, un especialista que trata las enfermedades de las encías.

¿Cómo se trata la enfermedad de las encías?

La meta principal del tratamiento es controlar la infección. El número y tipos de tratamiento variarán dependiendo de la gravedad de la enfermedad. Todo tipo de tratamiento exige que el paciente cuide a diario sus dientes; aun después que el tratamiento finalice. Además, tal vez el especialista sugiera modificar ciertos comportamientos, por ejemplo, dejar de fumar, como una forma de mejorar los resultados del tratamiento.

Limpieza profunda (raspado y alisado de la raíz)

El dentista, el periodoncista o la higienista dental remueve la placa por medio de un método de limpieza profunda que consiste en el raspado y el alisado de las raíces. El raspado consiste en remover el sarro que se haya depositado por encima y por debajo de la línea de las encías. Mediante el alisado de la raíz se eliminan los puntos rugosos que haya en la raíz del diente donde se acumulan los gérmenes. Esto ayuda a quitar las bacterias que favorecen la enfermedad.

Medicamentos

Además del tratamiento, que incluye raspado y alisado de la raíz, quizás se utilicen medicamentos, pero éstos no siempre pueden reemplazar la cirugía. En algunos casos, dependiendo de la gravedad de la enfermedad de las encías, el profesional especializado podrá recomendar un tratamiento quirúrgico. Será necesario realizar estudios de larga duración para determinar si el uso de medicamentos reduce la necesidad de la intervención quirúrgica y si estos son eficaces durante períodos prolongados. A continuación se citan algunos medicamentos que se usan actualmente.

Medicamentos
Medicamento ¿Qué es? ¿Para qué se utiliza? ¿Cómo se utiliza?
Enjuague bucal anitimicrobiano que se vende con receta médica Un enjuague bucal que se vende con receta médica que contiene un agente antimicrobiano llamado clorhexidina Para controlar las bacterias cuando se está tratando la gingivitis y después de la cirugía de las encías Se utiliza como un enjuague bucal corriente
"Chip" antiséptico Un pedazo muy pequeño de gelatina relleno con el medicamento clorhexidina Para controlar las bacterias y reducir el tamaño de las bolsas periodontales Después de que se han alisado las raíces, el medicamento se coloca en las bolsas, donde es liberado lentamente
Gel antibiótico Un gel que contiene el antibiótico doxiciclina Para controlar las bacterias y reducir el tamaño de las bolsas periodontales El periodoncista lo coloca en las bolsas después del raspado y el alisado de las raíces. El antibiótico es liberado lentamente durante un período de siete días
Microesferas de antibiótico Pequeñísimas partículas esféricas que contienen el antibiótico minociclina Para controlar las bacterias y reducir el tamaño de las bolsas periodontales El periodoncista coloca las microesferas en las bolsas después del raspado y el alisado de las raíces. Las partículas liberan lentamente la minociclina
Supresor de enzimas Una dosis baja del medicamento doxiciclina que mantiene bajo control las enzimas destructoras Para limitar la respuesta de las enzimas del cuerpo, ya que si no se controlan, ciertas enzimas pueden destruir el tejido de las encías. El medicamento viene en forma de píldora. Se utiliza en combinación con el raspado y el alisado de la raíz.

Tratamientos quirúrgicos

Cirugía de las encías. La cirugía tal vez sea necesaria si persisten la inflamación y las bolsas profundas a pesar del tratamiento con limpieza profunda y medicamentos. Un periodoncista podrá efectuar una cirugía de las encías para remover los depósitos de sarro de las bolsas profundas o para reducir la bolsa periodontal; así le será más fácil al paciente, al dentista y al higienista dental mantener limpia esa parte de la boca. Esta cirugía común consiste en levantar las encías y remover el sarro. Luego, las encías se vuelven a poner en su lugar y se cosen de tal forma que el tejido se ajuste otra vez al diente.

Injertos de hueso y de tejido. Además de la cirugía de las encías, el periodoncista quizás recomiende un injerto de hueso o de tejido. Un injerto de hueso o tejido es una forma de reemplazar el hueso o el tejido de las encías destruido por la enfermedad periodontal o favorecer su nuevo crecimiento. Una técnica que puede utilizarse con los injertos de hueso se llama regeneración guiada, en la cual un trozo pequeño de una tela similar a una malla se inserta entre el hueso y el tejido de las encías. Esto impide que el tejido de la encía crezca en el lugar donde debería estar el hueso, lo que permite que el hueso y el tejido conjuntivo vuelvan a crecer.

Debido a que cada caso es diferente, no es posible predecir con certeza cuáles injertos darán resultados a largo plazo.

Los resultados de los tratamientos dependerán de muchas cosas, entre ellas, la gravedad de la enfermedad, la habilidad para mantener la higiene bucal en casa, y ciertos factores de riesgo, tales como el hábito del cigarrillo, que pueden disminuir las posibilidades de éxito. Pregunte a su dentista cuál puede ser el grado de éxito en su caso particular.

Pida una segunda opinión

Cuando considere varias opciones de tratamiento médico o dental extenso, debería dirigirse a otro profesional para recibir una segunda opinión. Si desea consultar a un dentista o periodoncista para que le dé una segunda opinión, llame a la asociación dental local. Allí le darán los nombres de los profesionales de la zona donde vive. Además, las escuelas de odontología algunas veces podrán dar una segunda opinión. Llame a la escuela de odontología del sitio donde vive para saber si ofrecen este servicio.

¿Cómo puedo mantener mis dientes y encías sanos después del tratamiento?

  • Cepíllese los dientes dos veces al día, con una pasta de dientes que contenga flúor (el cual usted también puede conocer como "fluoruro")
  • Use el hilo dental todos los días
  • Visite al dentista regularmente para que le haga un examen y una limpieza profesional
  • No use productos de tabaco

¿Pueden las enfermedades de las encías causar problemas que van más allá de la boca?

Tal vez, pero hasta ahora la investigación al respecto no es concluyente. Hay estudios en marcha para determinar si hay una relación de causa y efecto entre la enfermedad periodontal y lo siguiente:

  • Un mayor riesgo de ataque al corazón o de accidente cerebrovascular
  • Un mayor riesgo de tener partos prematuros o niños con bajo peso al nacer
  • Dificultad para controlar los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes

Entretanto, es un hecho que controlar la enfermedad periodontal puede salvarle los dientes -- una razón muy importante para que se cuide los dientes y las encías

Estudios clínicos

Los estudios clínicos investigan cuáles son las formas nuevas y alentadoras para prevenir, diagnosticar o tratar una enfermedad.

3.1 La boca seca

¿Qué debo saber sobre la boca seca?

La boca seca o sequedad bucal es una sensación de que la boca no tiene suficiente saliva.

Todos tenemos la boca seca de vez en cuando, por ejemplo, cuando estamos nerviosos, afligidos o con mucho estrés.

Pero si usted tiene la boca seca todo el tiempo, o la mayoría del tiempo, puede ser incómodo y puede llevar a problemas graves de la salud. También puede ser una señal de ciertas enfermedades o problemas médicos.

La boca seca…

  • puede causar dificultades para saborear, masticar, tragar y hablar
  • puede aumentar su probabilidad de desarrollar caries dental y otras infecciones en la boca
  • puede ser causada por ciertos medicamentos o tratamientos médicos

La boca seca no es una parte natural del envejecimiento. Por lo tanto, si usted cree que tiene boca seca, consulte con su dentista o médico. Hay cosas que usted puede hacer para sentir alivio.

Síntomas de la boca seca

Los síntomas de la boca seca incluyen:

  • una sensación pegajosa y seca en la boca
  • problemas para masticar, tragar, saborear o hablar
  • una sensación de ardor en la boca
  • una sensación de sequedad en la garganta
  • los labios resecos y partidos
  • la lengua seca y áspera
  • llagas o aftas bucales
  • infección en la boca

¿Por qué la saliva es tan importante?

La saliva hace más que mantener a la boca húmeda.

La saliva también:

  • ayuda en el proceso digestivo
  • protege a los dientes de la caries
  • previene la infección al controlar las bacteriasy hongos en la boca
  • hace posible que usted pueda masticar y tragar

Sin suficiente saliva, usted puede desarrollar caries dental u otras infecciones en la boca. Es posible que tampoco obtenga los nutrientes que necesita si no puede masticar o tragar ciertos alimentos.

¿Qué causa la boca seca?

La boca seca ocurre cuando las glándulas en la boca que producen la saliva no funcionan bien. Debido a esto, puede que no haya suficiente saliva para mantener la boca húmeda. Hay varias razones por qué estas glándulas (llamadas glándulas salivales) no pueden funcionar bien.

  • Efectos secundarios de algunos medicamentos. Hay más de 400 medicamentos que pueden hacer que las glándulas salivales produzcan menos saliva. Los medicamentos para la presión arterial alta y para la depresión a menudo causan sequedad bucal.
  • Enfermedades. Algunas enfermedades afectan las glándulas salivales. Por ejemplo, el síndrome de Sjögren, el VIH/SIDA y la diabetes pueden causar sequedad bucal.
  • Radioterapia. Las glándulas salivales se pueden dañar si son expuestas a radiación durante el tratamiento para el cáncer.
  • Quimioterapia. Las drogas que se usan en el tratamiento para el cáncer pueden hacer que la saliva sea más gruesa, haciendo que la boca se sienta seca.
  • Daño a los nervios. Heridas a la cabeza o al cuello pueden dañar los nervios que envían señales a las glándulas salivales para que produzcan la saliva. Volver Arriba

¿Qué se puede hacer para la boca seca?

El tratamiento para la boca seca depende de lo que esté causando el problema. Si usted cree que tiene sequedad bucal, consulte con su dentista o médico. Ellos son quienes pueden determinar la causa.

  • Si la sequedad bucal que usted tiene es el resultado de medicamentos, su médico puede cambiarle el medicamento o ajustar la dosis.
  • Si las glándulas salivales no le están funcionado bien pero aún pueden producir un poco de saliva, su médico o dentista puede darle medicamentos que ayuden a las glándulas a funcionar mejor.
  • Su médico o dentista puede sugerirle que use saliva artificial para mantener su boca húmeda.

¿Qué puedo hacer?

  • Tome sorbos frecuentes de agua o de bebidas sin azúcar.
  • Evite las bebidas que contengan cafeína, como el café, el té y algunas sodas. La cafeína puede resecar la boca.
  • Tome agua o bebidas sin azúcar durante las comidas. Esto facilitará el masticar y tragar. También puede mejorar el sabor de los alimentos.
  • Mastique goma de mascar sin azúcar o chupe dulces (caramelos) duros sin azúcar para estimular el flujo de la saliva. Los dulces con sabor cítrico, de canela o de menta son buenas selecciones.
  • No use tabaco ni alcohol porque secan la boca.
  • Sepa que los alimentos picantes o salados puedan causar dolor en una boca seca.
  • Use un humidificador por la noche.

Consejos para mantener los dientes sanos

Recuerde, si usted tiene sequedad bucal, debe tener más cuidado para mantener sus dientes sanos. Asegúrese de:

  • Cepillarse los dientes suavemente por lo menos dos veces al día.
  • Usar hilo dental todos los días.
  • Usar pasta de dientes con flúor (también conocido como fluoruro). La mayoría de las pastas de dientes de venta en los supermercados y farmacias contienen flúor.
  • Evitar alimentos pegajosos y azucarados. Si los come, cepíllese los dientes apenas termine.
  • Visitar a su dentista para un examen por lo menos dos veces al año. Es posible que su dentista tenga que darle una solución especial con flúor para enjuagarse la boca, para ayudarle a mantener sus dientes sanos.

Para más información sobre el síndrome de Sjögren

Los síntomas más importantes del síndrome de Sjögren son sequedad bucal y ojos secos. Para información sobre la sequedad bucal relacionada con el síndrome de Sjögren, comuníquese con:

Sjögren’s Syndrome Clinic
National Institute of Dental and Craniofacial Research
Building 10, Room 1N113
10 Center Drive MSC 1190
Bethesda, MD 20892-1190
Teléfono: 301-435-8528 (inglés)
http://www.nidcr.nih.gov/Research/NIDCRLaboratories/molecularPhysiology/SjogrensSyndrome/

Sjögren’s Syndrome Foundation, Inc.
9120 Woodmont Ave., Suite 530
Bethesda, MD 20814
Teléfono: 800-475-6473 (inglés)
http://www.sjogrens.org/

4.1 La diabetes: Consejos sobre la salud oral

La diabetes puede causar problemas graves en la boca. Sepa qué hacer para evitarlos.

Si usted tiene diabetes, asegúrese de cuidar su salud oral. Las personas con diabetes corren riesgo de tener infecciones en la boca, en particular, la enfermedad de las encías (enfermedad del periodonto). Esta enfermedad daña las encías y los huesos de la mandíbula (cuya función es sostener los dientes en su lugar) y puede causar mucho dolor al masticar. Quienes sufren una infección grave de las encías pueden perder los dientes. La enfermedad de las encías también podría dificultarle el control del azúcar (glucosa) en la sangre.

Otros problemas causados por la diabetes son una condición conocida como boca seca o sequedad bucal y una infección por hongos llamada candidiasis bucal. La boca seca ocurre cuando no hay suficiente saliva (el líquido que mantiene húmeda la boca). Por otra parte, la diabetes puede aumentar el nivel de glucosa en la saliva. La combinación de estos problemas podría resultar en aftas, unas pequeñas úlceras blanquecinas que aparecen en la boca y que son dolorosas.

Usted puede tener encías y dientes sanos. A fin de controlar el nivel de glucosa en la sangre y prevenir la enfermedad de las encías, es importante cepillarse los dientes y usar hilo dental todos los días y hacerse exámenes periódicos. Si la diabetes no está bajo control, la posibilidad de tener problemas en su boca aumenta.

Tome medidas para mantener la salud de su boca. Consulte al dentista cuando tenga problemas dentales.

Si tiene diabetes, tome las siguientes medidas:

  • Controle el nivel de glucosa en la sangre.
  • Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.
  • Vaya al dentista de forma habitual. No se olvide de avisarle que usted tiene diabetes.
  • Informe al dentista si su dentadura postiza (dientes falsos) no le resulta cómoda o le duelen las encías.
  • Deje de fumar. Fumar empeora la enfermedad de las encías. El médico o el dentista pueden ayudarlo a dejar de fumar.

Tómese unos minutos para inspeccionar su boca de forma habitual e identificar cualquier problema. A veces, las encías sangran al cepillarse los dientes o pasar el hilo dental. Es posible también que haya sequedad, dolor, manchas blanquecinas o un gusto desagradable en la boca. Cualquiera de estos malestares justifica una cita con el dentista.

Recuerde, el control adecuado de la glucosa en la sangre le ayudará a prevenir problemas en la boca.

4.2 Cómo prevenir los problemas de la diabetes: Mantenga sanos dientes y encías

¿En qué consisten los problemas de la diabetes?

Los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa en la sangre por mucho tiempo. Los niveles altos de glucosa en la sangre, también llamado azúcar en la sangre, pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos puede causar ataques al corazón o derrames cerebrales. Usted puede hacer mucho para prevenir o retrasar los problemas de la diabetes.

Esta web contiene información sobre los problemas de los dientes y las encías causados por la diabetes. Obtendrá información sobre lo que puede hacer cada día y durante cada año para mantenerse sano y prevenir los problemas de la diabetes.

Una parte de la ilustración se etiqueta para mostrar los dientes y las encías. Otra parte de la ilustración se etiqueta para ensenar una toma trasversal del diente y la encia. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden causar problemas en los dientes y las encías.

¿Qué debo hacer diariamente para mantenerme sano a pesar de la diabetes?

Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y su médico o dietista.

Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunte a su médico qué actividades son las mejores para usted.

Tome sus medicamentos según las indicaciones.

Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.

Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas doloridas.

Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.

Controle su presión arterial y colesterol.

No fume.

¿Cómo es que la diabetes puede dañar los dientes y las encías?

Todas las personas pueden tener problemas en los dientes y las encías. Sobre los dientes se acumula una película pegajosa llena de microbios que se llama placa. Los niveles altos de glucosa en la sangre contribuyen al crecimiento de estos microbios, también llamadas bacterias. Como resultado de esto, las encías se pueden poner rojas, doloridas e hinchadas y sangrar cuando se cepilla los dientes.

Las personas con diabetes pueden tener problemas en los dientes y las encías con más frecuencia si sus niveles de glucosa en la sangre permanecen altos. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden hacer que los problemas de los dientes y las encías empeoren. Los dientes incluso pueden caerse.

Fumar aumenta la probabilidad de sufrir problemas graves en las encías, especialmente si padece diabetes y tiene 45 años de edad o más.

Los primeros signos de estos problemas son enrojecimiento, dolor y sangrado en las encías. Estos problemas pueden provocar periodontitis. La periodontitis es una infección en las encías y en el hueso que sujeta a los dientes en su lugar. Si la infección empeora, las encías pueden separarse de los dientes, haciéndolos parecer más largos.

Si piensa que tiene problemas de los dientes o las encías, llame al dentista.

Revísese los dientes y las encías para ver si hay signos de los problemas causados por la diabetes.

¿Cómo sabré si hay daño en mis dientes y encías?

Si tiene uno o más de los siguientes problemas, es posible que tenga daño en los dientes y las encías causado por la diabetes:

  • encías rojas, doloridas e hinchadas
  • sangrado en las encías
  • encías que se separan de los dientes, haciéndolos parecer más largos
  • dientes flojos o sensibles
  • mal aliento
  • mordida que se siente distinta
  • dentaduras postizas que no le quedan bien

¿Cómo puedo cuidarme los dientes y las encías?

  • Mantenga la glucosa en la sangre lo más cerca posible de lo normal.
  • se hilo dental por lo menos una vez al día. El uso de hilo dental ayuda a prevenir la acumulación de placa sobre los dientes. La placa puede endurecerse y crecer debajo de las encías y causar problemas. Use un movimiento de vaivén y pase suavemente el hilo dental entre los dientes, jalándola de abajo a arriba varias veces.
  • Cepíllese los dientes después de cada comida o merienda. Use un cepillo de cerdas suaves. Gire las cerdas para que toquen la zona donde empieza la encía y cepille suavemente. Use pequeños movimientos circulares. Cepille el frente, la parte de atrás y la parte de arriba de cada diente.
  • Cada día, cepíllese los dientes y las encías y use hilo dental.
  • Si tiene dentadura postiza, manténgala limpia.
  • Si piensa que tiene problemas de los dientes o las encías, llame al dentista inmediatamente.
  • Llame al dentista si sus encías están rojas o doloridas o si sangran; si las encías se están desprendiendo de los dientes; si le duele algún diente y podría estar infectado; o si siente dolor a causa de sus dentadura postiza.
  • Acuda al dentista dos veces al año para que le haga una limpieza de los dientes y para que le revise las encías.
  • Si el dentista le dice que hay algún problema, atiéndase inmediatamente.
  • Asegúrese de informar al dentista que usted tiene diabetes.
  • Si usted fuma, hable con el médico sobre lo que puede hacer para dejar de fumar.

¿Cómo puede el dentista ayudarme con el cuidado de mis dientes y encías?

El dentista le puede ayudar

  • revisándole y limpiándole los dientes dos veces al año
  • explicándole la mejor manera de cepillarse los dientes y de usar hilo dental
  • informándole si tiene problemas en los dientes o las encías y qué puede hacer al respecto
  • asegurándose de que su dentadura postiza le quede bien

Acuda al dentista dos veces al año para que le revisen y limpien los dientes.

Planee de antemano. Es posible que tome un medicamento para la diabetes que puede hacer que su nivel de glucosa en la sangre baje demasiado, un problema que se llama hipoglucemia. Hable con el médico y el dentista antes de acudir a sus citas sobre qué debe hacer para controlar su nivel de glucosa en la sangre durante las citas. Es posible que sea necesario llevar consigo algún alimento y medicamento para la diabetes al consultorio del dentista.

Si la boca le causa dolor después del tratamiento dental, tal vez no pueda comer ni masticar por unas cuantas horas o días. Para saber cómo modificar su rutina diaria mientras la boca está sanando, pregunte al médico

  • cuáles son los alimentos y bebidas que usted debe tomar
  • cómo debe cambiar sus medicamentos para la diabetes
  • con qué frecuencia debe medirse el nivel de glucosa en la sangre

5.1 Su boca y el tratamiento de radiación en la cabeza y el cuello

¿Está siendo tratado con radiación para el cáncer en la cabeza o en el cuello?

Si es así, esta web puede ayudarle. Mientras que la radiación en la cabeza y el cuello ayuda a tratar el cáncer, también puede provocar cambios en la boca, llamados efectos secundarios. Algunos de estos problemas pueden hacer que usted retrase o ponga fin a su tratamiento.

Esta web le dará a conocer maneras de prevenir problemas bucales para que le saque el máximo provecho a su tratamiento contra el cáncer.

Para prevenir problemas serios, vea a un dentista por lo menos dos semanas antes de comenzar el tratamiento con radiación.

Un dentista puede prevenir que usted tenga problemas en la boca.

¿Cómo la radiación en la cabeza y el cuello afecta la boca?

Los médicos utilizan la radiación en la cabeza y el cuello para tratar el cáncer porque mata las células cancerosas. Pero la radiación en la cabeza y el cuello puede dañar células normales, incluyendo células en la boca. Los efectos secundarios incluyen problemas en los dientes y encías, los tejidos blandos y húmedos de la boca, las glándulas que producen la saliva y los huesos de la mandíbula.

Es importante saber que los efectos secundarios en la boca pueden ser serios.

  • Los efectos secundarios pueden causar dolor y hacer que sea más difícil comer, hablar y tragar.
  • Es más probable que usted contraiga una infección, lo que puede ser peligroso al momento de recibir un tratamiento contra el cáncer.
  • Si los efectos secundarios son severos, quizás usted no pueda continuar con su tratamiento contra el cáncer. Es posible que su médico necesite retrasar su tratamiento contra el cáncer o incluso detenerlo.

¿Qué problemas en la boca causa la radiación en la cabeza y el cuello?

Usted puede tener ciertos efectos secundarios en la boca por causa de la radiación en la cabeza y el cuello. Otra persona puede tener problemas diferentes al suyo. Algunos problemas desaparecen después del tratamiento. Otros duran mucho tiempo, y algunos nunca desaparecen.

  • Sequedad en la boca.
  • Muchas caries dentales.
  • Pérdida del sentido gustativo.
  • Boca y encías inflamadas.
  • Infecciones.
  • Mandíbula rígida.
  • Cambios en los huesos de la mandíbula.

Usted puede ver o sentir la mayoría de estos problemas. Revise diariamente su boca.

¿Por qué debo ver a un dentista?

Quizás a usted le sorprenda saber que su dentista es importante para su tratamiento contra el cáncer. Visitar a su dentista antes de comenzar el tratamiento con radiación en la cabeza y el cuello podría ayudarle a prevenir serios problemas en la boca. A veces los efectos secundarios ocurren porque la persona no tiene la boca sana antes de comenzar el tratamiento con radiación. No todos los problemas en la boca pueden evitarse, pero mientras menos efectos secundarios tenga, más probable es que usted pueda seguir con su tratamiento contra el cáncer.

Es importante que su dentista y su médico especialista en cáncer se comuniquen antes de que usted comience con su tratamiento con radiación. Asegúrese de darle a su dentista el teléfono de su médico especializado en cáncer.

¿Cuándo debo ver a un dentista?

Necesita ver a un dentista por lo menos dos semanas antes de su primer tratamiento con radiación. Si ya comenzó con su tratamiento y no ha visto a un dentista, vea a uno lo antes posible.

¿Qué harán el dentista y la higienista dental?

  • Le revisarán la dentadura.
  • Le tomarán radiografías.
  • Cuidarán de sus problemas de la boca.
  • Le explicarán cómo cuidar de su boca y prevenir los efectos secundarios.
  • Le explicarán cómo prevenir y tratar la rigidez de la mandíbula ejercitando los músculos tres veces al día. Sin causar dolor, abra y cierre la boca, tan grande como pueda, veinte veces.

El dentista le hará un examen completo.

¿Qué puedo hacer para mantener la boca sana?

Usted puede hacer muchas cosas para mantener la boca sana durante su radiación en la cabeza y el cuello. El primer paso es ver a un dentista antes de comenzar el tratamiento contra el cáncer. Una vez comenzado su tratamiento, es importante que se revise a diario la boca para ver si hay heridas o si han ocurrido otros cambios. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a prevenir problemas y tratarse la boca si está inflamada:

Mantenga la boca húmeda.

  • Tome mucha agua.
  • Succione cubos de hielo en pedacitos.
  • Use goma de mascar sin azúcar o dulces duros sin azúcar.
  • Use un substituto salival para ayudar a mantener la boca húmeda.

Mantenga limpias la boca, la lengua y las encías.

  • Cepíllese los dientes, las encías y la lengua con un cepillo extremadamente blando después de cada comida y a la hora de acostarse. Si le duele, ablande las cerdas del cepillo con agua tibia.
  • Use una pasta de dientes con flúor.
  • Use gel fluorizado especial recetado por su dentista. Illustration: una pasta de dientes con flúor
  • No use enjuagatorios bucales que contengan alcohol.
  • Use seda dental para limpiarse los dientes con suavidad y todos los días.
  • Si las encías le sangran y duelen evite las áreas afectadas, pero continúe usando la seda dental entremedio de otros dientes.
  • Enjuáguese la boca varias veces al día con una mezcla de 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/8 de cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Luego enjuáguese con agua pura.
  • Las prótesis dentales que no calzan bien pueden causar problemas. Hable con su médico especializado en cáncer o con su dentista sobre sus prótesis.

Si tiene inflamada la boca, cuídese de lo que come o toma.

  • Escoja alimentos sanos y que sean fáciles de masticar y tragar.
  • Coma los alimentos con pequeñas mordidas, mastique lentamente, y tome pequeños sorbos de líquidos con sus comidas.
  • Coma alimentos húmedos y blandos como cereales cocidos, puré de papas y huevos revueltos.
  • Si tiene dificultad para tragar, ablande la comida con salsa de carne u otras salsas, caldo, yogurt u otros líquidos.

Tomar pequeños sorbos de líquidos con su comida le ayudará a comer.

Llame a su médico o enfermera cuando le duela la boca.

  • Colabore con ellos para encontrar medicinas que le ayuden a controlar el dolor.
  • Si el dolor continúa, hable con su médico especializado en cáncer sobre la posibilidad de usar medicinas más fuertes.

Recuerde que debe alejarse de

  • Alimentos crujientes o afilados como los chips de tacos, que podrían rasparle o cortarle la boca.
  • Alimentos muy condimentados o calientes, o con un alto contenido de ácido, como las frutas o jugos cítricos que pueden irritarle la boca. Alimentos azucarados como los dulces o refrescos gaseosos que pueden ocasionar caries. Los palillos dentales porque pueden cortarle la boca. Todos los productos que contienen tabaco. Las bebidas alcohólicas.

¿Los niños también pueden tener problemas en la boca?

La radiación en la cabeza y el cuello causa otros efectos secundarios en los niños, dependiendo de su edad.

Los problemas en la dentadura son los más comunes. Los dientes permanentes pueden demorarse en salir y pueden tener una apariencia distinta a la de los dientes normales. Los dientes pueden caerse. El dentista revisará las mandíbulas del niño para ver si hay problemas de crecimiento.

Antes de que comience el tratamiento con radiación, lleve a su niño al dentista. El dentista revisará cuidadosamente la boca del niño y extraerá dientes sueltos o aquellos que puedan soltarse durante el tratamiento. Pregúntele al dentista o a la higienista dental qué puede hacer para ayudar a mantener sana la boca de su niño.

Su niño tiene necesidades dentales especiales.

Recuerde:

  • Visite a su dentista antes de comenzar su tratamiento con radiación en la cabeza y el cuello.
  • Tenga especial cuidado de su boca durante el tratamiento.
  • Hable con su dentista sobre usar un gel con flúor para ayudar a prevenir las caries que se producen por la radiación en la cabeza y el cuello.
  • Hable regularmente con su médico especialista en cáncer y su dentista sobre cualquier problema que tenga durante y después de su tratamiento con radiación en la cabeza y el cuello.

Llame a su médico especialista en cáncer o dentista si tiene problemas en la boca.

5.2 Tres buenas razones para ver a un dentista ANTES de comenzar el tratamiento contra el cáncer

Tres buenas razones para ver al dentista antes del tratamiento contra el cáncer

  • 1 - Se sentirá mejor: Su tratamiento contra el cáncer será más fácil si colabora con su dentista y su higienista dental. Asegúrese de hacerse una revisión dental antes del tratamiento.
  • 2 - Salvará sus dientes y huesos:Un dentista le ayudará a proteger la boca, dientes y mandíbula del daño causado por la radiación y la quimioterapia. Los niños también necesitan protección especial para sus dientes y huesos faciales que están en crecimiento.
  • 3 - Luchará contra el cáncer: Los médicos quizás tengan que retrasar o poner fin a su tratamiento contra el cáncer por problemas que usted tiene en la boca. Para poder luchar mejor contra el cáncer, su equipo encargado de tratar su cáncer debe incluir un dentista.

Protéjase la boca durante su tratamiento contra el cáncer

Cepíllese con suavidad y con frecuencia
  • Cepíllese los dientes y la lengua con suavidad usando un cepillo extra suave.
  • Si tiene la boca muy irritada, ablande las cerdas de su cepillo con agua tibia.
  • Cepíllese los dientes después de cada comida y a la hora de acostarse.
Use la seda dental suavemente y a diario
  • Use la seda dental una vez al día para remover la placa bacterial.
  • Si las encías le sangran y duelen, evite las áreas afectadas, pero siga usando la seda dental entremedio de otros dientes.
Mantenga la boca húmeda
  • Enjuáguese la boca con agua frecuentemente.
  • No use enjuagatorios bucales con alcohol.
  • Use un substituto salival para ayudar a humedecer la boca.
Coma y beba con cuidado
  • Escoja alimentos blandos y fáciles de masticar.
  • Protéjase la boca de los alimentos muy condimentados, ácidos y crujientes.
  • Escoja alimentos y bebidas tibias en vez de alimentos calientes o muy fríos.
  • Evite las bebidas alcohólicas.
Siga tratando de dejar el tabaco
  • Pídale a los especialistas de su equipo de cuidado que le ayuden a dejar de fumar o de masticar tabaco.
  • Las personas que dejan de fumar o de masticar tabaco tienen menos problemas en la boca.

¿Cuándo debe llamar a su equipo de cuidado sobre problemas en la boca?

Tome un momento todos los días para revisar cómo se ve y se siente la boca.

Llame al equipo encargado de su cuidado cuando

  • Note por primera vez que tiene uno de los problemas.
  • Note que un problema que tiene, empeora.
  • Note cambios que le preocupan.

Consejos sobre problemas en la boca

La boca y la garganta irritadas

Para ayudar a mantener limpia la boca, enjuáguesela frecuentemente con 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/8 de cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Luego enjuáguese con agua pura. Pregúntele a su equipo de cuidado sobre medicinas que le ayuden con el dolor.

La boca seca

Enjuáguese la boca frecuentemente con agua, use goma de mascar o dulces sin azúcar y hable con su dentista sobre substitutos salivales.

Las infecciones

Llame a su equipo contra el cáncer de inmediato si nota una herida, una hinchazón, una hemorragia, o una capa blanca y pegajosa en la boca.

Problemas de alimentación

Su equipo de cuidado puede ayudarle dándole medicinas para aliviar el dolor causado por heridas bucales y mostrándole cómo escoger alimentos que son fáciles de tragar.

Hemorragias

Si le sangran o duelen las encías, evite usar la seda dental en áreas afectadas, pero siga usándola entremedio de otros dientes. Ablande las cerdas de su cepillo con agua tibia.

Rigidez en los músculos que se usan para masticar

Tres veces al día, abra y cierre la boca lo mas ancho posible sin que esto le cause dolor. Repítalo 20 veces.

El vomitar

Enjuáguese la boca después de vomitar con un 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia.

La caries

Cepíllese los dientes después de las comidas y antes de acostarse. Su dentista puede haberle puesto una capa de flúor en los dientes para prevenir las caries.

5.3 Quimioterapia y la boca

¿Está siendo tratado con quimioterapia para el cáncer?

Si es así, esta web puede ayudarle. Mientras que la quimioterapia ayuda a tratar el cáncer, también puede provocar que le ocurran otras cosas en la boca, llamadas efectos secundarios. Algunos de estos problemas pueden hacer que usted retrase o ponga fin a su tratamiento.

Esta web le dará a conocer maneras de prevenir problemas bucales para que le saque el máximo provecho a su tratamiento contra el cáncer.

Para prevenir problemas serios, vea a un dentista por lo menos dos semanas antes de comenzar el tratamiento con quimioterapia.

Un dentista puede prevenir que usted tenga problemas en la boca.

¿Cómo la quimioterapia afecta la boca?

La quimioterapia es el uso de medicinas para tratar el cáncer. Estas medicinas destruyen las células cancerígenas pero pueden también dañar células normales, incluyendo células en la boca. Los efectos secundarios incluyen problemas en los dientes y encías, los tejidos blandos y húmedos de la boca y las glándulas que producen la saliva.

Es importante saber que los efectos secundarios en la boca pueden ser serios.

  • Los efectos secundarios pueden causar dolor y hacer que sea más difícil comer, hablar y tragar.
  • Es más probable que usted contraiga una infección, lo que puede ser peligroso al momento de recibir un tratamiento contra el cáncer.
  • Si los efectos secundarios son severos, quizás usted no pueda continuar con su tratamiento contra el cáncer. Es posible que su médico necesite retrasar su tratamiento contra el cáncer o incluso detenerlo.

¿Qué problemas causa la quimioterapia en la boca?

Es posible que usted tenga ciertos efectos secundarios en la boca por causa de la quimioterapia. Otra persona puede tener problemas diferentes al suyo. Los problemas dependen de las medicinas de quimioterapia que esté tomando y cómo su cuerpo reacciona a ellas. Usted podría tener estos problemas solamente durante el tratamiento o por un período breve después de que éste termina.

  • Boca y encías doloridas.
  • Boca seca.
  • Lengua ardiente, despellejada o inflamada.
  • Infecciones.
  • Cambios en el sentido gustativo.

Usted puede ver o sentir la mayoría de estos problemas. Revise diariamente su boca.

¿Por qué debo ver a un dentista?

Quizás a usted le sorprenda saber que su dentista es muy importante para su tratamiento contra el cáncer. Visitar a su dentista antes de comenzar la quimioterapia, podría ayudarle a prevenir serios problemas en la boca. A veces los efectos secundarios ocurren porque la persona no tiene la boca sana antes de comenzar el tratamiento con quimioterapia. No todos los problemas en la boca pueden evitarse, pero mientras menos efectos secundarios tenga, más probable es que usted pueda seguir con su tratamiento contra el cáncer.

Es importante que su dentista y su médico especialista en cáncer se comuniquen antes de que usted comience con su tratamiento contra el cáncer. Asegúrese de darle a su dentista el teléfono de su médico especializado en cáncer.

¿Cuándo debo ver a un dentista?

Necesita ver a un dentista por lo menos dos semanas antes de su primer tratamiento con quimioterapia. Si ya comenzó con su tratamiento y no ha visto a un dentista, vea a uno lo antes posible.

¿Qué harán el dentista y higienista dental?

  • Le revisarán la dentadura.
  • Le tomarán radiografías.
  • Cuidarán de sus problemas de la boca.
  • Le explicarán cómo cuidar de su boca y prevenir los efectos secundarios.

El dentista le hará un examen completo.

¿Qué puedo hacer para mantener la boca sana?

Usted puede hacer muchas cosas para mantener la boca sana durante su quimioterapia. El primer paso es ver a un dentista antes de comenzar el tratamiento contra el cáncer. Una vez comenzado su tratamiento, es importante que se revise a diario la boca para ver si hay heridas o si han ocurrido otros cambios. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a prevenir problemas y tratarse la boca si está inflamada:

Mantenga la boca húmeda.

  • Tome mucha agua.
  • Succione cubos de hielo en pedacitos.
  • Use goma de mascar sin azúcar o dulces duros sin azúcar.
  • Use un substituto salival para ayudar a mantener la boca húmeda.

Mantenga limpias la boca, la lengua y las encías.

  • Cepíllese los dientes, las encías y la lengua con un cepillo extremadamente blando después de cada comida y a la hora de acostarse. Si le duele, ablande las cerdas del cepillo con agua tibia.
  • Use una pasta de dientes con flúor.
  • No use enjuagatorios bucales que contengan alcohol.
  • Use seda dental para limpiarse los dientes con suavidad y todos los días. Si las encías le sangran y duelen evite las áreas afectadas, pero continúe usando la seda dental entremedio de otros dientes.
  • Enjuáguese la boca varias veces al día con una mezcla de 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/8 de cucharadita de sal en una taza de agua tibia. Luego enjuáguese con agua pura.
  • Las prótesis dentales que no calzan bien pueden causar problemas. Hable con su médico especializado en cáncer o con su dentista sobre sus prótesis.

Si tiene inflamada la boca, cuídese de lo que come o toma.

  • Escoja alimentos sanos y que sean fáciles de masticar y tragar.
  • Coma los alimentos con pequeñas mordidas, mastique lentamente, y tome pequeños sorbos de líquidos con sus comidas.
  • Coma alimentos húmedos y blandos como cereales cocidos, puré de papas y huevos revueltos.
  • Si tiene dificultad para tragar, ablande la comida con salsa de carne u otras salsas, caldo, yogurt u otros líquidos.

Tomar pequeños sorbos de líquidos con su comida le ayudará a comer.

Llame a su médico o enfermera cuando le duela la boca.

  • Colabore con ellos para encontrar medicinas que le ayuden a controlar el dolor.
  • Si el dolor continúa, hable con su médico especializado en cáncer sobre la posibilidad de usar medicinas más fuertes.

Recuerde que debe alejarse de

  • Alimentos crujientes o afilados como los chips de tacos, que podrían rasparle o cortarle la boca. Ilustración de refrescos, bebidas y papitas
  • Alimentos muy condimentados o calientes, o con un alto contenido de ácido, como las frutas o jugos cítricos que pueden irritarle la boca.
  • Alimentos azucarados como los dulces o refrescos gaseosos que pueden ocasionar caries.
  • Los palillos dentales porque pueden cortarle la boca.
  • Todos los productos que contienen tabaco.
  • Las bebidas alcohólicas.

¿Los niños también pueden tener problemas en la boca?

La quimioterapia causa otros efectos secundarios en los niños, dependiendo de su edad.

Los problemas en la dentadura son los más comunes. Los dientes permanentes pueden demorarse en salir y pueden tener una apariencia distinta a la de los dientes normales. Los dientes pueden caerse. El dentista revisará las mandíbulas del niño para ver si hay problemas de crecimiento.

Antes de que comience el tratamiento con quimioterapia, lleve a su niño al dentista. El dentista revisará cuidadosamente la boca del niño y extraerá dientes sueltos o aquellos que puedan soltarse durante el tratamiento. Pregúntele al dentista o a la higienista dental qué puede hacer para ayudar a mantener sana la boca de su niño.

Su niño tiene necesidades dentales especiales.

Recuerde:

  • Visite a su dentista antes de comenzar su tratamiento con quimioterapia.
  • Tenga especial cuidado de su boca durante el tratamiento.
  • Hable regularmente con el médico especialista en cáncer y su dentista sobre cualquier problema que tenga durante y después de su tratamiento con quimioterapia.

Llame a su médico especialista en cáncer o dentista si tiene problemas en la boca.

6.1 Problemas orales en pacientes con infección por el VIH

Esta información esta dirigida a las personas que tienen problemas en la boca (orales) relacionados con la infección por el VIH. Explica los problemas orales más comunes relacionados con el VIH y muestra su apariencia. También describe en qué lugar de la boca se pueden presentar y cómo se tratan.

Son frecuentes

Los problemas orales son muy frecuentes en las personas infectadas por el VIH. Más de la tercera parte de las personas que viven con el VIH sufre de problemas orales que surgen a causa del debilitamiento del sistema inmunológico. Aún cuando la terapia antirretroviral combinada ha hecho que algunos de estos problemas disminuyan su frecuencia, otros se presentan más a menudo con este tipo de tratamiento.Pueden ser dolorosos, molestos y conducir a otros problemas

A usted le pueden haber contado que los problemas orales son menores comparados con otras cosas que tiene que enfrentar. Sin embargo, usted sabe que pueden ser causa de molestias y vergüenzas, además que pueden realmente afectar su autoestima. Los problemas orales también pueden ocasionar dificultades con la alimentación. Si el dolor o la sensibilidad en la boca le dificultan masticar y tragar, o si el sentido del gusto también resulta afectado, es posible que usted coma menos de lo suficiente. Tal vez el médico le ha dicho que debe comer algo más de lo normal para que su organismo obtenga suficiente energía para enfrentar el VIH.Tienen tratamiento.

Los problemas orales más comunes relacionados con la infección por el VIH pueden ser tratados. Pregúntele a su médico u dentista sobre los tratamientos que podrían resultar útiles para usted.

Recuerde, con el tratamiento correcto, su boca se puede sentir mejor, y éste es un paso importante para vivir mejor con el VIH.

Foto Descripción Podría
ser:
¿Qué y dónde? ¿Duele? ¿Con
tagia?
Tratamiento
Llagas rojas Llagas rojas
úlceras
Aftas. Llagas rojas que también pueden estar cubiertas por una delgada capa amarillenta grisácea. Por lo general se sitúan en las partes móviles de la boca como la lengua o la parte interior de los labios y las mejillas. No Casos leves – Crema sin receta médica o enjuague bucal por receta médica que contienen corticosteroides.  En los casos más graves – corticosteroides en tabletas.
    O bien podría  ser        
Herpes
  Herpes. Infección viral Llagas rojas por lo general situadas en el paladar (techo de la boca). En ocasiones se encuentran por fuera de los labios, donde reciben el nombre de fuegos o ampollas. En ocasiones Hay una tableta por receta médica que puede reducir el tiempo de curación y la frecuencia de los brotes.
Crecimiento blanco velloso
Crecimiento blanco velloso Leuco-plaquia vellosa causada por el virus de Epstein-Barr Parches blancos que no se desprenden; en ocasiones muy gruesos y de apariencia “velluda”. Suelen aparecer a los lados de la lengua o a veces por dentro de las mejillas o del labio inferior. No es lo usual No Casos leves – normalmente no requieren tratamiento; Casos más graves – una tableta por receta médica que puede reducir la gravedad de los síntomas. En algunos casos graves, también se puede necesitar un  medicamento para el dolor (analgésico).
Parches blancos cremosos o levantados
Parches blancos cremosos o levantados parecidos al requesón Candidiasis, una infección por hongos (levaduras) – también se conoce como  “algodon-cillo” Parches amarillos o blanquecinos (en ocasiones pueden ser rojos). Si se levantan dejan un lecho rojo o sangrante. Pueden aparecer en cualquier lugar de la boca. En ocasiones se acompañan de una sensación de ardor No Casos leves –agentes antimicóticos por receta médica en trociscos o enjuague bucal; casos más graves – tabletas antimicóticas de receta médica.
Verrugas
Verrugas   Pequeños crecimientos o abultamientos en la piel, de color blanco, gris o rosáceo que tienen apariencia de coliflor. Pueden situarse por dentro de los labios y en otras partes de la boca. No es lo usual Puede Si están dentro de la boca – el médico puede eliminarlas quirúrgicamente o usar “criocirugía” – una forma de destruirlos congelándolos; si están en los labios – hay una crema por receta médica que desvanece las verrugas. Las verrugas pueden reaparecer después del tratamiento.

Las fotografías se muestran por cortesía del Dr. David Reznik, HIVDent.org; y el Dr. Jeff Lennox

Si tiene la boca seca

La boca seca aparece cuando no hay suficiente saliva para mantenerla húmeda. La saliva nos ayuda a masticar y digerir la comida. La saliva también nos protege los dientes de la caries y evita las infecciones porque controla el crecimiento de bacterias y de hongos en la boca. Si no hay saliva suficiente, pueden aparecer caries así como otras infecciones las cuales que pueden causar problemas para masticar y tragar. También se puede sentir la boca pegajosa, seca y con una sensación de ardor. Además, los labios pueden lucir agrietados y resecos.

Los siguientes consejos pueden ayudarle a resolver el problema de la boca seca:

  • Tome sorbos frecuentes de agua o bebidas sin azúcar
  • Mastique goma de mascar sin azúcar o chupe caramelos duros sin azúcar
  • Evite el uso del tabaco
  • Evite el uso de alcohol
  • Evite los alimentos salados
  • Use un humidificador por la noche

Pídale a su médico u dentista que le receten saliva artificial, que sirve para mantener la boca húmeda.

Solicte cita sin compromiso.

Solicite cita y le realizaremos un presupuesto sin compromiso.

Total de visitas:301494